viernes, 26 de octubre de 2012

12 PASOS DE SEXO ADICTOS ANONIMOS



1. Admitimos que éramos impotentes ante nuestro comportamiento sexual adictivo, que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables.

2. Llegamos a creer que un “Poder Superior” a nosotros mismos podría devolvernos el sano juicio.

3. Decidimos poner nuestras voluntades y nuestras vidas al cuidado de nuestro Podre Superior, como nosotros concebimos a Dios.

4. Sin temor, hicimos un minucioso inventario moral de nosotros mismos.

5. Admitimos ante nuestro poder superior, ante nosotros mismos, y ante otro ser humano, la naturaleza exacta de nuestros defectos.

6. Estuvimos enteramente dispuestos a dejar que nuestro Poder Superior nos liberase de todos estos defectos de carácter.

7. Humildemente pedimos a nuestro Podre Superior que nos liberase de nuestros defectos.

8. Hicimos una lista de todas aquellas personas a quienes habíamos hecho daño y estuvimos dispuestos a reparar el daño que les causamos.

9. Reparamos directamente a cuantos nos fue posible el daño causado, excepto cuando el hacerlo implicaba perjuicio para ellos o para otros.

10. Continuamos haciendo nuestro inventario personal y cuando nos equivocábamos lo admitíamos inmediatamente.

11. Buscamos a través de la oración y la meditación mejorar nuestro contacto consciente con nuestro Poder Superior  como nosotros concebimos a Dios, pidiéndole solamente que nos dejase conocer su voluntad para con nosotros y nos diese la fortaleza para cumplirla.

12. Habiendo obtenido un despertar espiritual como el resultado de estos pasos, tratamos de llevar este mensaje a otros adictos al sexo y de practicar estos principios en nuestras vidas.

Estos pasos son la parte central del programa. Conforme los llevamos a cabo, experimentamos una transformación espiritual. Con el tiempo, establecemos una relación con un poder mayor a nosotros, llegando cada uno de nosotros a un entendimiento personal del Poder Superior.

Aunque los pasos utilizan la palabra “Dios” para referirse a este Poder, SAA no está afiliado a ninguna religión, credo o dogma. El programa ofrece una solución espiritual a nuestra adicción, sin requerir que se siga una creencia o principios específicos. El camino es lo suficientemente amplio para dar cabida a todos los que deseen caminar por él.


No hay comentarios: