domingo, 12 de octubre de 2014

PREAMBULO DE SEXO ADICTOS ANÓNIMOS - QUITO

Las reuniones son  cerradas, limitada en participación a adictos sexuales o a quien crea que tiene un problema con comportamientos sexuales adictivos.

Menores de edad no son permitidos en nuestras reuniones. 

La membrecía a SAA está abierta a todos aquellos que comparten el deseo de detener su conducta sexual adictiva. No hay ningún otro requisito.

Sexo Adicto Anónimos es una confraternidad  de hombres y mujeres que comparten su experiencia, fortaleza y esperanza unos con otros para poder encontrar la libertad de su conducta sexual adictiva y ayudar a otros a recuperarse de su adicción sexual.

Nuestro propósito primordial es detener nuestra conducta sexual adictiva y ayudar a otros a recuperarse de su adicción sexual. Encontramos una nueva forma de vivir a través del programa de SAA y llevamos nuestro mensaje a otros que buscan la recuperación.

El programa de Sexo Adictos Anónimos es un programa espiritual basado en los 12 pasos y 12 tradiciones de Alcohólicos Anónimos. Aunque no estamos afiliados a AA o a ninguna otra organización, estamos profundamente agradecidos con AA por hacer posible nuestra recuperación.



Nuestra confraternidad está abierta a mujeres y hombres, sin importar raza, religión, origen étnico, estado civil u ocupación. Aceptamos a miembros de cualquier identidad u orientación sexual, ya sean homosexuales, lesbianas, heterosexuales, bisexuales o de trans-género.


NUESTRA ADICCIÓN:

Antes de venir a Sexo Adictos Anónimos, muchos de nosotros no sabíamos que nuestro problema tenía un nombre. Lo único que sabíamos era que no podíamos controlar nuestra conducta sexual. Para nosotros, las relaciones sexuales eran una forma de vida absorbente.

Aunque los detalles de nuestras historias eran diferentes, nuestro problema era el mismo. Éramos adictos a conductas sexuales a las cuales regresábamos una y otra vez, a pesar de las consecuencias.

La adicción sexual es una enfermedad que afecta la mente, el cuerpo y el espíritu. Es progresiva, y la conducta y sus consecuencias generalmente son más serias conforme pasa el tiempo. Se presenta como una compulsión, la cual es un deseo más fuerte de lo que puede resistir nuestra voluntad, y como una obsesión, la cual es una preocupación mental con conductas y fantasías sexuales. En SAA, llamamos a nuestra conducta sexual adictiva la "actuación" o "actuar".

lunes, 21 de abril de 2014

QUÉ ES SEXO ADICTOS ANÓNIMOS?

Sexo Adictos Anónimos es una fraternidad de hombres y mujeres que se ayudan mutuamente para recuperarse de la adicción al sexo, a la lujuria y/o a las relaciones de pareja. Adictos al Sexo .


El propósito primordial de cada grupo es que sus miembros se mantengan sexualmente sobrios y ayudar a otros Adictos al Sexo a alcanzar la sobriedad sexual.
|
La mayoría de las reuniones están abiertas sólo a aquéllos que tienen este problema y quieren dar una oportunidad a la solución que el programa propone. El único requisito para ser miembro es el deseo de liberarse de la lujuria y de alcanzar la sobriedad sexual.


Lo que se dice tanto en las reuniones como en las conversaciones particulares entre los miembros es confidencial.


Hablamos de lo que nos enseña nuestra experiencia en la recuperación. En muchos aspectos nos identificamos enormemente con los alcohólicos y drogadictos.
Esto significa que en nuestras actividades sexuales o cuando estamos bajo la influencia de la lujuria experimentamos un cambio de personalidad que nos lleva a seguir practicando conductas dañinas o peligrosas a pesar de las consecuencias negativas que nos acarrean.
Es por eso por lo que nos llamamos “borrachos del sexo” o “Adictos al Sexo”.
Al igual que los alcohólicos, que son impotentes ante el alcohol, nosotros no podemos parar una vez que entramos en contacto con la lujuria. La lujuria, para nosotros, puede incluir cualquier tipo de conducta sexual. La lujuria también puede consistir en un estado mental en el que la fantasía desplaza nuestro sentido de la realidad y en el cual un intenso deseo nos obliga a modelar el mundo de acuerdo con nuestros propios deseos internos.

Algunas de las características más comunes de los Adictos al Sexo, tanto hombres como mujeres, son: el aislamiento, la depresión, la culpa y un sentimiento profundo de vacío. Entre nuestras conductas más comunes figuran las fantasías sobre el sexo y otros deseos egocéntricos, las relaciones de codependencia perjudiciales, la masturbación compulsiva, el uso de pornografía, Internet incluida, las relaciones sexuales promiscuas, el adulterio, las conductas exhibicionistas, los abusos sexuales sin tener en cuenta las consecuencias legales al igual que las practicas sexuales con riesgo de contraer o transmitir infecciones de transmisión sexual.  


Nuestra experiencia nos dice que no podemos recuperarnos de verdad si no nos reunimos con otros Adictos al Sexo y si no aceptamos su ayuda. Que debemos primero interrumpir nuestras prácticas sexuales adictivas en todas y cada una de sus formas y buscar una solución espiritual para nuestro problema. Que debemos examinar con minuciosidad nuestro carácter e ir cambiando, de forma progresiva, esos patrones de conducta que nos obligan a recurrir a las fantasías y a las conductas sexuales perjudiciales antes que nada.


Nuestro objetivo es curarnos de toda una vida de pensamientos y conductas que no podemos calificar de sanos. Nuestra experiencia nos enseña que la participación en el programa de Adictos al Sexo Anónimos puede ser un buen complemento al trabajo que usted desarrolla con sus clientes que sufren compulsiones sexuales.


SEXO ADICTOS ANÓNIMOS - QUITO

Los Sexo Adictos Anónimos somos una confraternidad de hombres y mujeres que compartimos nuestra experiencia, fuerza y esperanza unos con otros para poder superar nuestra dependencia sexual y ayudar a otros a recuperarse también.

El único requisito para ser miembro es el deseo de liberarse de la lujuria 
 dominante y de alcanzar la sobriedad sexual. Para ser miembro de SA no se pagan honorarios ni cuotas; nos mantenemos con nuestras propias aportaciones.



SA no está vinculada a ninguna secta, confesión religiosa, partido político, organización o institución alguna; no desea intervenir en controversias; no respalda ni se opone a ninguna causa.

Nuestro objetivo primordial es mantenernos sexualmente sobrios y ayudar a otras personas que son adictas al sexo o sexualmente compulsivas a alcanzar la sobriedad sexual.
Creemos que no deberíamos sofocar (o reprimir) nuestra sexualidad, que proviene de Dios, sino que deberíamos aprender a expresarla de una manera que no demande irrazonablemente de nuestro tiempo y energía, que no nos ponga en peligro legal, ni nos amenace la salud mental, física o espiritual. Se animan a los miembros para que desarrollen un plan de recuperación sexual, definiendo para sí la sobriedad sexual

Para aprender más sobre el Programa SAA
  • Todos los que deseamos parar nuestro comportamiento sexual compulsivo podemos hacernos miembros. No hay otro requisito.
  • Nuestras metas comunes son recuperar la buena salud sexual y ayudar a otros adictos sexuales a librarse de la conducta sexual compulsiva.
  • SAA se mantiene a través de las contribuciones voluntarias de sus miembros.
  • No somos afiliados de ningún otro programa de 12 Pasos, ni formamos parte de ninguna entidad.
    No respaldamos, sancionamos ni nos oponemos a ninguna causa ni asunto de afuera.

Los Sexo Adictos Anónimos somos un programa espiritual basado en los principios y tradiciones de los Alcohólicos Anónimos. Le agradecemos a AA este regalo que hace posible nuestra recuperación.
 

EL ANONIMATO

Lo que se dice tanto en las reuniones como en las conversaciones particulares entre los miembros es confidencial. A los miembros les preocupa mucho el anonimato debido a lo delicado que es ser adicto al sexo. Hablamos de nuestro programa de recuperación pero no mencionamos los nombres de las personas que están en él.

Todo lo que se habla en el programa queda dentro del programa. Los miembros no contamos a ninguna otra persona lo que escuchamos sobre las intimidades que los miembros nos cuentan en base a la confianza.

 
PRINCIPIOS DE SEXO ADICTOS ANÓNIMOS
Sexo Adictos Anónimos es una confraternidad de 12 Pasos basados en los principios de Alcohólicos Anónimos, inclusiva de toda orientación sexual, abierta a cualquiera que tenga el deseo de dejar la compulsión sexual.

No constituimos «terapia en grupo», sino un programa espiritual que facilita un ambiente seguro donde trabajar con los problemas de la adicción y sobriedad sexuales. Creemos que no deberíamos sofocar  (o reprimir) nuestra sexualidad, que proviene de Dios, sino que deberíamos aprender a expresarla de una manera que no demande irrazonablemente de nuestro tiempo y energía, que no nos ponga en peligro legal, ni nos amenace la salud mental, física o espiritual. Se animan a los miembros para que desarrollen un plan de recuperación sexual, definiendo para sí la sobriedad sexual. No hay requisitos para entrar en nuestras reuniones: cualquiera que tenga dificultades con la compulsión sexual está bienvenido.

En muchos aspectos nos identificamos enormemente con los alcohólicos y drogadictos. Esto significa que en nuestras actividades sexuales o cuando estamos bajo la influencia de la lujuria experimentamos un cambio de personalidad que nos lleva a seguir practicando conductas dañinas o peligrosas a pesar de las consecuencias negativas que nos acarrean. Es por eso por lo que nos llamamos “borrachos del sexo” o “sexólicos”. Al igual que los alcohólicos, que son impotentes ante el alcohol, nosotros no podemos parar una vez que entramos en contacto con la lujuria.

La lujuria, para nosotros, puede incluir cualquier tipo de conducta sexual. La lujuria también puede consistir en un estado mental en el que la fantasía desplaza nuestro sentido de la realidad y en el cual un intenso deseo nos obliga a modelar el mundo de acuerdo con nuestros propios deseos internos.
Este grupo ayuda a aquellos que desean interrumpir sus pensamientos autodestructivos por ser adictos al sexo.


FRONTERAS DE LA REUNION EN SAA



Estas son las fronteras de la reunión que se pide a los asistentes del programa. 

Por favor pedimos a los asistentes tomar en cuenta las siguientes normas para llevar a cabo la junta de una forma correcta, segura y respetuosa:

- Por favor apaguen sus celulares.
- No interrumpimos cuando una persona esté hablando
- Escuchamos con respeto a lo que tienen que decir las otras personas
   y compartimos nuestra experiencia cuando sea apropiado.
- Toda participación es voluntaria.
- No estamos obligados a hablar si no deseamos hacerlo.
- No damos concejos a menos que se nos pida.
- Nos concentramos más en la solución que en el problema.
- Una junta no es terapia de grupo debido a que no somos profesionales terapistas.
- Al compartir nos dirigimos a todo el grupo, no a una o dos personas.
- Al compartir acerca de nuestra recuperación utilizamos las palabras “yo” o “nosotros”
   en lugar de “usted” o “ustedes”.
- Procuramos no utilizar un lenguaje ofensivo.
- Nosotros no juzgamos, no criticamos, ni nos comparamos.
- En caso de que una persona esté haciendo daño a terceros, si le advertimos sobre las      consecuencias de sus actos.
- Procuramos la práctica del anonimato y la confidencialidad para que la junta sea un lugar    seguro para los asistentes.
- Generalmente utilizamos sólo el primer nombre en el grupo para garantizar el anonimato.
- Sugerimos que el asistir a las reuniones sea una prioridad en nuestras vidas.

NUESTRO PROGRAMA SE BASA EN EL ANONIMATO.

12 TRADICIÓN - EL ANONIMATO: El anonimato es el fundamento espiritual de nuestras tradiciones y nos recuerda que debemos siempre anteponer los principios alas personalidades.
Lo que se dice tanto en las reuniones como en las conversaciones particulares entre los miembros es confidencial.
Los miembros no contamos a ninguna otra persona lo que escuchamos sobre las intimidades que nos cuentan en base a la confianza.
Lo que vimos o qué se dijo en la junta se trata como un asunto confidencial y no se comenta con personas que no sean miembros del grupo.

Todo lo que se habla en el grupo, queda dentro del grupo.




SÉPTIMA TRADICIÓN: El sostenimiento económico de cada grupo corre a cada cuenta del mismo. Nos negamos a recibir contribuciones exteriores.

sábado, 18 de enero de 2014

LA ADICCION AL SEXO NO ES UNA BROMA, ES UNA ENFERMEDAD


A veces la mayoría, sobre todo los  hombres pensamos que esto  de la Adicción al sexo es un chiste, porque en la forma tonta de pensar que hemos aprendido, creemos que mientras más sexo tengamos, somos más machos, no importa si seas gay o heterosexual.
La fidelidad, en este mundo es de tontos,  inclusive si profesas el cristianismo. El ser infiel es un derecho que te lo crees bien ganado tan solo por el hecho de haber nacido macho.
Pero en realidad,  el ser promiscuo, el pagar por sexo, el ser infiel, simplemente significa que no tengo amor por mí mismo. El pagar por sexo sea cual fuere su forma personal, comercial  o cibernético, simplemente es mendigar.
Lo que no queremos ver  en nosotros mismos es  el daño que nos hacemos y el gran  mal que hacemos a los demás, incluso a las personas que más nos aman.
La putería tan solo trae males: acabamos nuestro tiempo, invertimos dinero que nos puede ser útil en algo efímero, acabamos con nuestra alma, nuestra integridad física, nuestra aparente dignidad.
Para varios de nosotros incluso nos ha causado  graves daños a nuestro cuerpo por haber contraído infecciones sexuales  que nos llegan a matar, incluso varios ya han muerto.
Corremos riesgos legales. Nos volvemos violadores,  pedófilos,  perversos.
Transmitimos nuestras infecciones, sin importar el mal que le hagamos al afectado o afectada.
Somos los causantes miles de abortos en el mundo, si lo pensamos fríamente prácticamente son asesinatos.

Robamos recursos, mentimos y manipulamos  con tal de tener sexo, engañamos a nuestra familia,  robamos el dinero que es para nuestros hijos y los dejamos en gente que tan solo nos corresponde cuando pagamos…  y somos tan tontos, que nos sentimos gallazos por hacer este tipo de estupideces.
El ser esclavos del sexo, no es un chiste.  Tan solo trae malas y funestas consecuencias.
Lo peor de esto, es que a diferencia de un alcohólico o de un drogadicto,  en muchos casos
la adicción al sexo no es notoria. Podemos pasar por buenos seres humanos ante el resto,
 incluso cuando se enteran de nuestras actividades, hasta nuestros familiares nos defienden
– El no puede hacer este tipo de cosas, es buena persona –Así  nos defienden los que afirman que nos conocen, sin saber el mal que nos hacen, porque nosotros somos supremamente  buenos manipuladores,  y si nuestros familiares nos defienden, seguiremos haciendo a escondidas lo mismo incluso apareciendo ante los que nos acusaron como víctimas.
Si el adicto al sexo no frena la adicción, prácticamente seguirá solo los  caminos que le llevarán a su propia auto destrucción. Enfermedades,  cárcel, deterioro moral y espiritual, la muerte.  Lo bueno fuera que el mal solo fuera para el adicto, lo malo es que el adicto hace mal a gente inocente.
Por eso, la adicción al sexo no es ningún chiste,  es una enfermedad y si no la detienes…
 tú mismo serás responsable de las nefastas consecuencias que esta traía para tu vida y la vida de las personas que tuvieron relaciones sexuales contigo. En pocas palabras, el sexo mal utilizado también mata,  y en muchos casos no hay que esperar a la muerte, te mata en vida.



sábado, 14 de diciembre de 2013

CONDUCTAS SEXUALES ABUSIVAS Y DE ALTO RIESGO




Ser abusivo a otros significa que nuestra conducta sexual viola los derechos de las demás personas de elegir con quien tienen sexo y bajo qué circunstancias. Debemos contar con el permiso explicito de las personas para iniciar la actividad sexual. El no ser así, viola los derechos de los demás. Ejemplos de una conducta abusiva incluyen: agresión sexual, incesto, libertades indecentes, voyerismo, exhibicionismo y el acecho.

Es conducta abusiva a otros cuando se utiliza amenazas, el poder o la autoridad para obligar a otra persona a una actividad sexual.  Podemos decirnos a nosotros mismos que ellos pueden elegir, pero no es una elección libre. Tener sexo con estas personas es aprovecharse de ellos y viola sus derechos como seres humanos.Algunos ejemplos incluyen tener sexo con alguien sobre quien usted tiene poder, tener sexo con un menor de edad si usted es adulto, tener sexo con una persona qué esta intoxicada, ebria o imposibilitada, y tener sexo con un paciente o feligrés.
El tener sexo con alguien sin informarle a este que somos portadores de una enfermedad que se transmite sexualmente viola sus derechos de elegir las condiciones de su actividad sexual. También los expone a ellos y a sus parejas a enfermedades de transmisión sexual y a una posible muerte. Por lo tanto es abusivo.
Las aventuras sexuales con amantes violan el derecho de la pareja comprometida de saber las circunstancias de su contacto sexual.  Gran parte de adictos al sexo han sido encontrados en sus aventuras con amantes que han sido descubiertas por su pareja. Estas son destructivas a la relación comprometida y causan dolor a todas las partes involucradas
 – incluyendo a los niños.  Según esta perspectiva de causar dolor y sufrimiento. Consideramos que las aventuras sexuales con amantes son abusivas.
Las conductas de alto riesgo son aquellas actividades sexuales en peligro. Algunos ejemplos son: masturbarse mientras maneja un automóvil, comprar o vender sexo,  sexo no seguro, sexo anónimo, encuentros sexuales de una sola noche, sexo en lugares públicos y sexo con relaciones con personas peligrosas. La mayoría de las conductas que son abusivas a otros son de alto riesgo para nosotros también. Muchas conductas abusivas involucran el riesgo de una enfermedad, asalto chantaje, lesiones, arrestos o muerte.
Estos ejemplos no cubren todas las conductas que son abusivas o alto riesgo.



Son las actividades que uno mismo se define que quiere evitar, comportamientos destructivos que incluye sexo, amor mal entendido, romance, o rechazo compulsivo de cualquiera de ellos. Estas conductas nos causan dolor a nosotros mismo o a otros. 

Sexo fuera de una relación comprometida. El rechazo compulsivo de actividad sexual o actividades sociales. Pagar por sexo.  Sexo anónimo. Masturbación con pornografía. Visitar club de strip tease y similares.Tener sexo sin protección. Tener sexo en las primeras citas. Tener sexo cuando no quiero. Desperdiciar el tiempo con personas que no me corresponden.Cibersexo – chats – sexo en web cams.Terminar abruptamente con las relaciones cuando no hay aparente razón para hacerlo.Estar con una persona, pero ver a escondidas a otra.Perseguir apersonas no disponibles o inapropiadas.Rechazo compulsivo a una relación comprometida a largo plazo.Procurar una nueva relación antes de terminar con la ya existente.


Se puede aquí incluir cualquier conducta que haya generado consecuencias negativas en su vida, como problemas legales, con la policía, con el trabajo o la Salud.
Si usted tiene problemas con estas conductas o patrones adictivos, puede asistir a un grupo de ayuda para personas que sufren de adicción al sexo  y al amor mal entendido

©1999 Organización Internacional de Servicio de Sexo Adictos Anónimos. 
Aprobada por la Conferencia de S.A.A  - Mayo 1999




viernes, 26 de octubre de 2012

12 PASOS DE SEXO ADICTOS ANONIMOS



1. Admitimos que éramos impotentes ante nuestro comportamiento sexual adictivo, que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables.

2. Llegamos a creer que un “Poder Superior” a nosotros mismos podría devolvernos el sano juicio.

3. Decidimos poner nuestras voluntades y nuestras vidas al cuidado de nuestro Podre Superior, como nosotros concebimos a Dios.

4. Sin temor, hicimos un minucioso inventario moral de nosotros mismos.

5. Admitimos ante nuestro poder superior, ante nosotros mismos, y ante otro ser humano, la naturaleza exacta de nuestros defectos.

6. Estuvimos enteramente dispuestos a dejar que nuestro Poder Superior nos liberase de todos estos defectos de carácter.

7. Humildemente pedimos a nuestro Podre Superior que nos liberase de nuestros defectos.

8. Hicimos una lista de todas aquellas personas a quienes habíamos hecho daño y estuvimos dispuestos a reparar el daño que les causamos.

9. Reparamos directamente a cuantos nos fue posible el daño causado, excepto cuando el hacerlo implicaba perjuicio para ellos o para otros.

10. Continuamos haciendo nuestro inventario personal y cuando nos equivocábamos lo admitíamos inmediatamente.

11. Buscamos a través de la oración y la meditación mejorar nuestro contacto consciente con nuestro Poder Superior  como nosotros concebimos a Dios, pidiéndole solamente que nos dejase conocer su voluntad para con nosotros y nos diese la fortaleza para cumplirla.

12. Habiendo obtenido un despertar espiritual como el resultado de estos pasos, tratamos de llevar este mensaje a otros adictos al sexo y de practicar estos principios en nuestras vidas.

Estos pasos son la parte central del programa. Conforme los llevamos a cabo, experimentamos una transformación espiritual. Con el tiempo, establecemos una relación con un poder mayor a nosotros, llegando cada uno de nosotros a un entendimiento personal del Poder Superior.

Aunque los pasos utilizan la palabra “Dios” para referirse a este Poder, SAA no está afiliado a ninguna religión, credo o dogma. El programa ofrece una solución espiritual a nuestra adicción, sin requerir que se siga una creencia o principios específicos. El camino es lo suficientemente amplio para dar cabida a todos los que deseen caminar por él.


12 TRADICIONES DE SEXO ADICTOS ANONIMOS


1. Nuestro bienestar común debe tener la preferencia; 
    la recuperación personal depende de la unidad del grupo.


2. Para el propósito de nuestro grupo, sólo existe una autoridad fundamental. Un Ser Superior  amoroso tal como se exprese en la conciencia de nuestro  grupo. Nuestros líderes no son más que servidores de confianza; no gobiernan.


3. El único requisito para ser miembro de SAA es querer liberarse de la conducta   sexual malsana.


4. Cada grupo debe ser autónomo, excepto en asuntos que afecten a otros grupos o a SAA, considerado como un todo.


5. Cada grupo tiene un solo objetivo primordial. Llevar el mensaje al adicto sexual que aún está sufriendo.


6. Un grupo de SAA nunca debe respaldar, financiar, o prestar el nombre de SAA a ninguna entidad allegada o empresa ajena, para evitar que los problemas de dinero, propiedad, y prestigio nos desvíen de nuestro objetivo primordial.


7. Todo grupo de SAA debe mantenerse completamente a sí mismo, negándose a recibir contribuciones de afuera.


8. SAA nunca tendrá carácter profesional, pero nuestros centros de servicio pueden emplear trabajadores especiales.


9. SAA, como tal, nunca debe ser organizada, pero podemos crear juntas o comités de servicio que sean directamente responsables ante aquellos a quienes sirven.


10. SAA no tiene opinión acerca de asuntos ajenos a sus actividades; por consiguiente su nombre nunca debe mezclarse en polémicas públicas.


11. Nuestra política de relaciones públicas se basa más bien en la atracción que en la promoción; necesitamos mantener siempre nuestro anonimato personal ante la prensa, la radio, la televisión, y el cine.


12. El anonimato es la base espiritual de todas nuestras tradiciones, recordándonos siempre anteponer los principios a las personalidades.


12 PREGUNTAS PARA AUTO DIAGNOSTICO PARA SABER SI SUFRES DE HIPERSEXUALIDAD


 

Contesta estas doce preguntas para determinar si tienes un posible problema con la dependencia sexual.
  1. ¿Guardas secretos sobre tus actividades sexuales o románticas? ¿Mantienes una vida doble?
  2. ¿Tus necesidades te han orillado a tener sexo en sitios o en situaciones o con gente con las que normalmente no te involucrarías?
  3. ¿Te sorprendes a ti mismo buscando artículos o escenas sexualmente excitantes en periódicos, revistas u otros medios de comunicación?
  4. ¿Te has dado cuenta de que tus fantasías románticas o sexuales causan problemas en tus relaciones o que te prohíben dar cara a tus problemas?
  5. ¿Frecuentemente quieres alejarte inmediatamente de una pareja sexual después de tener sexo?
    ¿Frecuentemente sientes remordimiento, vergüenza o culpabilidad después de un encuentro sexual?
  6. ¿Sientes vergüenza de tu cuerpo o de tu sexualidad, de tal manera que evitas tocarte el cuerpo o participar en relaciones sexuales? ¿Temes no tener sentimientos sexuales? ¿Temes ser asexual?
  7. Cada nueva relación, ¿continúa tener los mismos patrones destructivos que te incitaron a romper con la última?
  8. Tus actividades sexuales y románticas, ¿necesitan cada vez mayor variedad y frecuencia sólo para sentir los mismos niveles de excitación y alivio?
  9. ¿Te han arrestado alguna vez, o hay peligro de arresto, debido a tus prácticas de vouyerismo, exhibicionismo, prostitución, sexo con menores de edad, llamadas telefónicas obscenas, o sabiendo que tienes una Infección de transmisión sexual como el VIH , la has trasmitido, etc.?
  10. Tu búsqueda de relaciones sexuales o románticas, ¿contradice o interfiere con tus creencias o desarrollo espirituales?
  11. Tus actividades sexuales, ¿incluyen riesgos, amenazas, o has contraído enfermedades de infección sexual, embarazo, coacción o violencia?
  12. Tu comportamiento sexual o romántico, ¿te ha dejado alguna vez con el sentimiento de una falta total de esperanza, enajenación, o con ganas de suicidarte?
Si contestaste con un «sí» más de una de estas preguntas, te animamos a buscar literatura adicional como recurso, o a asistir a una reunión de los Sexo Adictos Anónimos para mejor evaluar tus necesidades.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

CUANDO ME VUELVO COMPLICE DE UN ADICTO SEXUAL




Una persona que ha llegado a ser un adicto sexual no tiene una relación perfecta con la verdad. Es decir niega su enfermedad o la minimiza. El orgullo y el juicio propio son las principales resistencias a aceptar la enfermedad. Muchos adictos solo aceptan que están muy enfermos cuando ya están en el fondo del poso, y el fracaso los ha dejado a un paso de la locura, de la muerte yo ya han perdido lo que daba sentido a sus vidas. El judío propio representa a veces el muro infranqueable en el que se estrella todo intento de ayudar al enfermo. En tales casos, no podemos hacer otra cosa que enfrentar al enfermo con la verdad y hacerlo responsable de su propia ruina y de aquellos que puede arrastrar en su caída.

Cuando vemos que una adicto al sexo, ya esta haciendo daño a otras personas, como
es el hecho de saber que tienen una Infección de Trasmisión Sexual como el VIH SIDA y lo sigue transmitiendo, o esta abusando de niños, trata de blancas, abusando de sus mismos familiares,
uso de infantes para pornografía, etc… Podríamos aplicar a que conoce de estos actos y esta cerca de un adicto con juicio propio de este mensaje espiritual que encontramos en Ezequiel:

Oirás de mi boca la palabra y les advertirás de mi parte. Cuando yo diga al malvado; “Vas a morir”, si tu no le adviertes, si no le hablas para advertir al malvado que abandone su mala conducta, af in de que viva, él, el malvado, morirá por su culpa, pero de su sangre yo te pediré cuentas a ti. Si por el contrario adviertes al malvado y él no se aparta de su maldad y de su mala conducta, morirá el por su culpa, pero tú habrás salvado tu vida.

Nuestra responsabilidad en estos casos termina con la advertencia “estas caminado hacia la muerte, estas haciendo que otros caminen hacia la muerte, terminaras por destruirte y destruir a otros. Si el sigue con su conducta de riesgo, efectivamente se hundirá, pero ya no tendremos responsabilidad sobre su catástrofe. Solo nos quedara llorarlo. Pero si nos callamos y no le advertimos, nos volvemos sus cómplices ante tantos asesinatos, o tanto daño causado por el adicto sexual.

LA TRAMPA ROTA
Miguel Ángel Fuentes