domingo, 12 de octubre de 2014

PREAMBULO DE SEXO ADICTOS ANÓNIMOS - QUITO

Las reuniones son  cerradas, limitada en participación a adictos sexuales o a quien crea que tiene un problema con comportamientos sexuales adictivos.

Menores de edad no son permitidos en nuestras reuniones. 

La membrecía a SAA está abierta a todos aquellos que comparten el deseo de detener su conducta sexual adictiva. No hay ningún otro requisito.

Sexo Adicto Anónimos es una confraternidad  de hombres y mujeres que comparten su experiencia, fortaleza y esperanza unos con otros para poder encontrar la libertad de su conducta sexual adictiva y ayudar a otros a recuperarse de su adicción sexual.

Nuestro propósito primordial es detener nuestra conducta sexual adictiva y ayudar a otros a recuperarse de su adicción sexual. Encontramos una nueva forma de vivir a través del programa de SAA y llevamos nuestro mensaje a otros que buscan la recuperación.

El programa de Sexo Adictos Anónimos es un programa espiritual basado en los 12 pasos y 12 tradiciones de Alcohólicos Anónimos. Aunque no estamos afiliados a AA o a ninguna otra organización, estamos profundamente agradecidos con AA por hacer posible nuestra recuperación.



Nuestra confraternidad está abierta a mujeres y hombres, sin importar raza, religión, origen étnico, estado civil u ocupación. Aceptamos a miembros de cualquier identidad u orientación sexual, ya sean homosexuales, lesbianas, heterosexuales, bisexuales o de trans-género.


NUESTRA ADICCIÓN:

Antes de venir a Sexo Adictos Anónimos, muchos de nosotros no sabíamos que nuestro problema tenía un nombre. Lo único que sabíamos era que no podíamos controlar nuestra conducta sexual. Para nosotros, las relaciones sexuales eran una forma de vida absorbente.

Aunque los detalles de nuestras historias eran diferentes, nuestro problema era el mismo. Éramos adictos a conductas sexuales a las cuales regresábamos una y otra vez, a pesar de las consecuencias.

La adicción sexual es una enfermedad que afecta la mente, el cuerpo y el espíritu. Es progresiva, y la conducta y sus consecuencias generalmente son más serias conforme pasa el tiempo. Se presenta como una compulsión, la cual es un deseo más fuerte de lo que puede resistir nuestra voluntad, y como una obsesión, la cual es una preocupación mental con conductas y fantasías sexuales. En SAA, llamamos a nuestra conducta sexual adictiva la "actuación" o "actuar".

lunes, 21 de abril de 2014

QUÉ ES SEXO ADICTOS ANÓNIMOS?

Sexo Adictos Anónimos es una fraternidad de hombres y mujeres que se ayudan mutuamente para recuperarse de la adicción al sexo, a la lujuria y/o a las relaciones de pareja. Adictos al Sexo .


El propósito primordial de cada grupo es que sus miembros se mantengan sexualmente sobrios y ayudar a otros Adictos al Sexo a alcanzar la sobriedad sexual.
|
La mayoría de las reuniones están abiertas sólo a aquéllos que tienen este problema y quieren dar una oportunidad a la solución que el programa propone. El único requisito para ser miembro es el deseo de liberarse de la lujuria y de alcanzar la sobriedad sexual.


Lo que se dice tanto en las reuniones como en las conversaciones particulares entre los miembros es confidencial.


Hablamos de lo que nos enseña nuestra experiencia en la recuperación. En muchos aspectos nos identificamos enormemente con los alcohólicos y drogadictos.
Esto significa que en nuestras actividades sexuales o cuando estamos bajo la influencia de la lujuria experimentamos un cambio de personalidad que nos lleva a seguir practicando conductas dañinas o peligrosas a pesar de las consecuencias negativas que nos acarrean.
Es por eso por lo que nos llamamos “borrachos del sexo” o “Adictos al Sexo”.
Al igual que los alcohólicos, que son impotentes ante el alcohol, nosotros no podemos parar una vez que entramos en contacto con la lujuria. La lujuria, para nosotros, puede incluir cualquier tipo de conducta sexual. La lujuria también puede consistir en un estado mental en el que la fantasía desplaza nuestro sentido de la realidad y en el cual un intenso deseo nos obliga a modelar el mundo de acuerdo con nuestros propios deseos internos.

Algunas de las características más comunes de los Adictos al Sexo, tanto hombres como mujeres, son: el aislamiento, la depresión, la culpa y un sentimiento profundo de vacío. Entre nuestras conductas más comunes figuran las fantasías sobre el sexo y otros deseos egocéntricos, las relaciones de codependencia perjudiciales, la masturbación compulsiva, el uso de pornografía, Internet incluida, las relaciones sexuales promiscuas, el adulterio, las conductas exhibicionistas, los abusos sexuales sin tener en cuenta las consecuencias legales al igual que las practicas sexuales con riesgo de contraer o transmitir infecciones de transmisión sexual.  


Nuestra experiencia nos dice que no podemos recuperarnos de verdad si no nos reunimos con otros Adictos al Sexo y si no aceptamos su ayuda. Que debemos primero interrumpir nuestras prácticas sexuales adictivas en todas y cada una de sus formas y buscar una solución espiritual para nuestro problema. Que debemos examinar con minuciosidad nuestro carácter e ir cambiando, de forma progresiva, esos patrones de conducta que nos obligan a recurrir a las fantasías y a las conductas sexuales perjudiciales antes que nada.


Nuestro objetivo es curarnos de toda una vida de pensamientos y conductas que no podemos calificar de sanos. Nuestra experiencia nos enseña que la participación en el programa de Adictos al Sexo Anónimos puede ser un buen complemento al trabajo que usted desarrolla con sus clientes que sufren compulsiones sexuales.


SEXO ADICTOS ANÓNIMOS - QUITO

Los Sexo Adictos Anónimos somos una confraternidad de hombres y mujeres que compartimos nuestra experiencia, fuerza y esperanza unos con otros para poder superar nuestra dependencia sexual y ayudar a otros a recuperarse también.

El único requisito para ser miembro es el deseo de liberarse de la lujuria 
 dominante y de alcanzar la sobriedad sexual. Para ser miembro de SA no se pagan honorarios ni cuotas; nos mantenemos con nuestras propias aportaciones.



SA no está vinculada a ninguna secta, confesión religiosa, partido político, organización o institución alguna; no desea intervenir en controversias; no respalda ni se opone a ninguna causa.

Nuestro objetivo primordial es mantenernos sexualmente sobrios y ayudar a otras personas que son adictas al sexo o sexualmente compulsivas a alcanzar la sobriedad sexual.
Creemos que no deberíamos sofocar (o reprimir) nuestra sexualidad, que proviene de Dios, sino que deberíamos aprender a expresarla de una manera que no demande irrazonablemente de nuestro tiempo y energía, que no nos ponga en peligro legal, ni nos amenace la salud mental, física o espiritual. Se animan a los miembros para que desarrollen un plan de recuperación sexual, definiendo para sí la sobriedad sexual

Para aprender más sobre el Programa SAA
  • Todos los que deseamos parar nuestro comportamiento sexual compulsivo podemos hacernos miembros. No hay otro requisito.
  • Nuestras metas comunes son recuperar la buena salud sexual y ayudar a otros adictos sexuales a librarse de la conducta sexual compulsiva.
  • SAA se mantiene a través de las contribuciones voluntarias de sus miembros.
  • No somos afiliados de ningún otro programa de 12 Pasos, ni formamos parte de ninguna entidad.
    No respaldamos, sancionamos ni nos oponemos a ninguna causa ni asunto de afuera.

Los Sexo Adictos Anónimos somos un programa espiritual basado en los principios y tradiciones de los Alcohólicos Anónimos. Le agradecemos a AA este regalo que hace posible nuestra recuperación.
 

EL ANONIMATO

Lo que se dice tanto en las reuniones como en las conversaciones particulares entre los miembros es confidencial. A los miembros les preocupa mucho el anonimato debido a lo delicado que es ser adicto al sexo. Hablamos de nuestro programa de recuperación pero no mencionamos los nombres de las personas que están en él.

Todo lo que se habla en el programa queda dentro del programa. Los miembros no contamos a ninguna otra persona lo que escuchamos sobre las intimidades que los miembros nos cuentan en base a la confianza.

 
PRINCIPIOS DE SEXO ADICTOS ANÓNIMOS
Sexo Adictos Anónimos es una confraternidad de 12 Pasos basados en los principios de Alcohólicos Anónimos, inclusiva de toda orientación sexual, abierta a cualquiera que tenga el deseo de dejar la compulsión sexual.

No constituimos «terapia en grupo», sino un programa espiritual que facilita un ambiente seguro donde trabajar con los problemas de la adicción y sobriedad sexuales. Creemos que no deberíamos sofocar  (o reprimir) nuestra sexualidad, que proviene de Dios, sino que deberíamos aprender a expresarla de una manera que no demande irrazonablemente de nuestro tiempo y energía, que no nos ponga en peligro legal, ni nos amenace la salud mental, física o espiritual. Se animan a los miembros para que desarrollen un plan de recuperación sexual, definiendo para sí la sobriedad sexual. No hay requisitos para entrar en nuestras reuniones: cualquiera que tenga dificultades con la compulsión sexual está bienvenido.

En muchos aspectos nos identificamos enormemente con los alcohólicos y drogadictos. Esto significa que en nuestras actividades sexuales o cuando estamos bajo la influencia de la lujuria experimentamos un cambio de personalidad que nos lleva a seguir practicando conductas dañinas o peligrosas a pesar de las consecuencias negativas que nos acarrean. Es por eso por lo que nos llamamos “borrachos del sexo” o “sexólicos”. Al igual que los alcohólicos, que son impotentes ante el alcohol, nosotros no podemos parar una vez que entramos en contacto con la lujuria.

La lujuria, para nosotros, puede incluir cualquier tipo de conducta sexual. La lujuria también puede consistir en un estado mental en el que la fantasía desplaza nuestro sentido de la realidad y en el cual un intenso deseo nos obliga a modelar el mundo de acuerdo con nuestros propios deseos internos.
Este grupo ayuda a aquellos que desean interrumpir sus pensamientos autodestructivos por ser adictos al sexo.


FRONTERAS DE LA REUNION EN SAA



Estas son las fronteras de la reunión que se pide a los asistentes del programa. 

Por favor pedimos a los asistentes tomar en cuenta las siguientes normas para llevar a cabo la junta de una forma correcta, segura y respetuosa:

- Por favor apaguen sus celulares.
- No interrumpimos cuando una persona esté hablando
- Escuchamos con respeto a lo que tienen que decir las otras personas
   y compartimos nuestra experiencia cuando sea apropiado.
- Toda participación es voluntaria.
- No estamos obligados a hablar si no deseamos hacerlo.
- No damos concejos a menos que se nos pida.
- Nos concentramos más en la solución que en el problema.
- Una junta no es terapia de grupo debido a que no somos profesionales terapistas.
- Al compartir nos dirigimos a todo el grupo, no a una o dos personas.
- Al compartir acerca de nuestra recuperación utilizamos las palabras “yo” o “nosotros”
   en lugar de “usted” o “ustedes”.
- Procuramos no utilizar un lenguaje ofensivo.
- Nosotros no juzgamos, no criticamos, ni nos comparamos.
- En caso de que una persona esté haciendo daño a terceros, si le advertimos sobre las      consecuencias de sus actos.
- Procuramos la práctica del anonimato y la confidencialidad para que la junta sea un lugar    seguro para los asistentes.
- Generalmente utilizamos sólo el primer nombre en el grupo para garantizar el anonimato.
- Sugerimos que el asistir a las reuniones sea una prioridad en nuestras vidas.

NUESTRO PROGRAMA SE BASA EN EL ANONIMATO.

12 TRADICIÓN - EL ANONIMATO: El anonimato es el fundamento espiritual de nuestras tradiciones y nos recuerda que debemos siempre anteponer los principios alas personalidades.
Lo que se dice tanto en las reuniones como en las conversaciones particulares entre los miembros es confidencial.
Los miembros no contamos a ninguna otra persona lo que escuchamos sobre las intimidades que nos cuentan en base a la confianza.
Lo que vimos o qué se dijo en la junta se trata como un asunto confidencial y no se comenta con personas que no sean miembros del grupo.

Todo lo que se habla en el grupo, queda dentro del grupo.




SÉPTIMA TRADICIÓN: El sostenimiento económico de cada grupo corre a cada cuenta del mismo. Nos negamos a recibir contribuciones exteriores.

sábado, 18 de enero de 2014

LA ADICCION AL SEXO NO ES UNA BROMA, ES UNA ENFERMEDAD


A veces la mayoría, sobre todo los  hombres pensamos que esto  de la Adicción al sexo es un chiste, porque en la forma tonta de pensar que hemos aprendido, creemos que mientras más sexo tengamos, somos más machos, no importa si seas gay o heterosexual.
La fidelidad, en este mundo es de tontos,  inclusive si profesas el cristianismo. El ser infiel es un derecho que te lo crees bien ganado tan solo por el hecho de haber nacido macho.
Pero en realidad,  el ser promiscuo, el pagar por sexo, el ser infiel, simplemente significa que no tengo amor por mí mismo. El pagar por sexo sea cual fuere su forma personal, comercial  o cibernético, simplemente es mendigar.
Lo que no queremos ver  en nosotros mismos es  el daño que nos hacemos y el gran  mal que hacemos a los demás, incluso a las personas que más nos aman.
La putería tan solo trae males: acabamos nuestro tiempo, invertimos dinero que nos puede ser útil en algo efímero, acabamos con nuestra alma, nuestra integridad física, nuestra aparente dignidad.
Para varios de nosotros incluso nos ha causado  graves daños a nuestro cuerpo por haber contraído infecciones sexuales  que nos llegan a matar, incluso varios ya han muerto.
Corremos riesgos legales. Nos volvemos violadores,  pedófilos,  perversos.
Transmitimos nuestras infecciones, sin importar el mal que le hagamos al afectado o afectada.
Somos los causantes miles de abortos en el mundo, si lo pensamos fríamente prácticamente son asesinatos.

Robamos recursos, mentimos y manipulamos  con tal de tener sexo, engañamos a nuestra familia,  robamos el dinero que es para nuestros hijos y los dejamos en gente que tan solo nos corresponde cuando pagamos…  y somos tan tontos, que nos sentimos gallazos por hacer este tipo de estupideces.
El ser esclavos del sexo, no es un chiste.  Tan solo trae malas y funestas consecuencias.
Lo peor de esto, es que a diferencia de un alcohólico o de un drogadicto,  en muchos casos
la adicción al sexo no es notoria. Podemos pasar por buenos seres humanos ante el resto,
 incluso cuando se enteran de nuestras actividades, hasta nuestros familiares nos defienden
– El no puede hacer este tipo de cosas, es buena persona –Así  nos defienden los que afirman que nos conocen, sin saber el mal que nos hacen, porque nosotros somos supremamente  buenos manipuladores,  y si nuestros familiares nos defienden, seguiremos haciendo a escondidas lo mismo incluso apareciendo ante los que nos acusaron como víctimas.
Si el adicto al sexo no frena la adicción, prácticamente seguirá solo los  caminos que le llevarán a su propia auto destrucción. Enfermedades,  cárcel, deterioro moral y espiritual, la muerte.  Lo bueno fuera que el mal solo fuera para el adicto, lo malo es que el adicto hace mal a gente inocente.
Por eso, la adicción al sexo no es ningún chiste,  es una enfermedad y si no la detienes…
 tú mismo serás responsable de las nefastas consecuencias que esta traía para tu vida y la vida de las personas que tuvieron relaciones sexuales contigo. En pocas palabras, el sexo mal utilizado también mata,  y en muchos casos no hay que esperar a la muerte, te mata en vida.



sábado, 14 de diciembre de 2013

CONDUCTAS SEXUALES ABUSIVAS Y DE ALTO RIESGO




Ser abusivo a otros significa que nuestra conducta sexual viola los derechos de las demás personas de elegir con quien tienen sexo y bajo qué circunstancias. Debemos contar con el permiso explicito de las personas para iniciar la actividad sexual. El no ser así, viola los derechos de los demás. Ejemplos de una conducta abusiva incluyen: agresión sexual, incesto, libertades indecentes, voyerismo, exhibicionismo y el acecho.

Es conducta abusiva a otros cuando se utiliza amenazas, el poder o la autoridad para obligar a otra persona a una actividad sexual.  Podemos decirnos a nosotros mismos que ellos pueden elegir, pero no es una elección libre. Tener sexo con estas personas es aprovecharse de ellos y viola sus derechos como seres humanos.Algunos ejemplos incluyen tener sexo con alguien sobre quien usted tiene poder, tener sexo con un menor de edad si usted es adulto, tener sexo con una persona qué esta intoxicada, ebria o imposibilitada, y tener sexo con un paciente o feligrés.
El tener sexo con alguien sin informarle a este que somos portadores de una enfermedad que se transmite sexualmente viola sus derechos de elegir las condiciones de su actividad sexual. También los expone a ellos y a sus parejas a enfermedades de transmisión sexual y a una posible muerte. Por lo tanto es abusivo.
Las aventuras sexuales con amantes violan el derecho de la pareja comprometida de saber las circunstancias de su contacto sexual.  Gran parte de adictos al sexo han sido encontrados en sus aventuras con amantes que han sido descubiertas por su pareja. Estas son destructivas a la relación comprometida y causan dolor a todas las partes involucradas
 – incluyendo a los niños.  Según esta perspectiva de causar dolor y sufrimiento. Consideramos que las aventuras sexuales con amantes son abusivas.
Las conductas de alto riesgo son aquellas actividades sexuales en peligro. Algunos ejemplos son: masturbarse mientras maneja un automóvil, comprar o vender sexo,  sexo no seguro, sexo anónimo, encuentros sexuales de una sola noche, sexo en lugares públicos y sexo con relaciones con personas peligrosas. La mayoría de las conductas que son abusivas a otros son de alto riesgo para nosotros también. Muchas conductas abusivas involucran el riesgo de una enfermedad, asalto chantaje, lesiones, arrestos o muerte.
Estos ejemplos no cubren todas las conductas que son abusivas o alto riesgo.



Son las actividades que uno mismo se define que quiere evitar, comportamientos destructivos que incluye sexo, amor mal entendido, romance, o rechazo compulsivo de cualquiera de ellos. Estas conductas nos causan dolor a nosotros mismo o a otros. 

Sexo fuera de una relación comprometida. El rechazo compulsivo de actividad sexual o actividades sociales. Pagar por sexo.  Sexo anónimo. Masturbación con pornografía. Visitar club de strip tease y similares.Tener sexo sin protección. Tener sexo en las primeras citas. Tener sexo cuando no quiero. Desperdiciar el tiempo con personas que no me corresponden.Cibersexo – chats – sexo en web cams.Terminar abruptamente con las relaciones cuando no hay aparente razón para hacerlo.Estar con una persona, pero ver a escondidas a otra.Perseguir apersonas no disponibles o inapropiadas.Rechazo compulsivo a una relación comprometida a largo plazo.Procurar una nueva relación antes de terminar con la ya existente.


Se puede aquí incluir cualquier conducta que haya generado consecuencias negativas en su vida, como problemas legales, con la policía, con el trabajo o la Salud.
Si usted tiene problemas con estas conductas o patrones adictivos, puede asistir a un grupo de ayuda para personas que sufren de adicción al sexo  y al amor mal entendido

©1999 Organización Internacional de Servicio de Sexo Adictos Anónimos. 
Aprobada por la Conferencia de S.A.A  - Mayo 1999




martes, 30 de abril de 2013

AYUDA PARA QUE UN ADICTO AL SEXO SALGA DE SU ESCLAVITUD



                                                         Autoayuda para un sexo adicto
                                                                 (Hipersexualidad)
Lo primero es reconocer que tienes un problema y que ese problema tiene nombre y se llama hipersexualidad o sexo adicción, una vez reconocida la enfermedad es muy importante informarte todo lo posible sobre esta enfermedad ya reconocida.

      Esta literatura la puede encontrar sea en el campo científico, de crecimiento personal o espiritual. Para muchos adictos a la pornografía en Internet ,a las relaciones superfluas o  promiscuidad,  el dedicar el tiempo a leer temas que le ayuden a uno mismo, le servirá para identificar su problema y cómo actuar ante esta enfermedad. 
Lo segundo importante que hay que hacer es, eliminar todo contacto del que nos pueda hacer recaer en nuestros hábitos de conducta de sexo adicción. Líbrate de toda la pornografía, de la parafernalia del sexo y los números de teléfono y contactos de ésos con los que usted practicaba su adicción. Bloquee su conexión a sitios web en internet que nos lleven al porno o a la adicción. Cancele sus suscripciones de revistas y demás materiales y sus carnets de miembro de los clubs o las líneas de charla en donde usted ha practicado su adicción. Despréndase de sus ropas y trajes con los que practicaba la adicción. Corte el contacto con sus amigos o socios con los que se relacionaba para practicar la adicción, incluyendo el cambio de número de teléfono,  no se preocupe de lastimar sus sentimientos. No transite por las viejas rutas ni vaya más a las casas de sus viejos amigos. No todas estas sugerencias pueden aplicarse para usted (pero la idea es que busque sus patrones de adicción). Si usted pone su mente en ello, usted sabrá lo que necesita hacer.
Si tienes pareja,  cuida de tu pareja y hacerla feliz en toda medida. Ayudando a tu pareja te ayudas a ti mismo en no pensar en otra cosa y dedicar tu tiempo en el bienestar de tu pareja y así no tienes tiempo para ligar con tus aventuras casuales.
 Así que es muy importante hablar mucho, contarse todo para crear confianza, mostrarle tus sentimientos y que tu pareja  muestre los suyos, hacer viajes juntos, algún regalo que otro en días que no hay nada especial, pasar tiempo con las amistades junto a tu pareja, todas estas cosas te dedican un tiempo en el que lo tienes que tomar como parte de la terapia, ya que sin todo ese tiempo dedicado a tu pareja lo usarías evadirte y escapar y engañar a las personas que realmente te aman  para tener sexo casual que ni siquiera te reconforta.
Es preferible evitar las amistades que le hagan pensar a usted en tener sexo. Uno se puede justificar que no tiene adicción al sexo comparándose con otros o diciendo que
“todo el mundo es igual”.
Las posibilidades de que entre tus viejas compañías sean otros sexo adictos es muy elevada y algunos de estos viejos amigos que incluso no quieren darse cuenta que son adictos al sexo, inician a otras personas en el mismo esquema. Incluso induciéndoles a creer que todo el mundo tiene este comportamiento.
Evite asistir a sitios donde usted pueda seguir cayendo y cayendo,  y al final no lograr nada
solo sentirse vació, hasta en muchos casos culpable.  Los malos hábitos se cambian por buenos hábitos. El tiempo que le tenía dedicado al sexo sin sentido busque otra actividad que sea constructiva para su vida. 
Sepárese de prostíbulos, casas de cita, o lugares donde tenga acceso a la prostitución sea masculina o femenina,  lugares donde le provoque tener sexo sin control, todo según el caso.
Debe tener un amigo o padrino especial en el que pueda contar con él en todo momento, llamarle en caso que tenga una recaída.  Para un adicto el conversar de sus problemas a otro que lo pueda escuchar y es básico.


Créate un diario y oblígate a escribir en el cada día algo tan sencillo como la fecha, el momento más importante del día , como te has sentido ese día y por qué, y por ultimo si has sentido tentaciones de hacer algo que no debes.
Es muy importante que siempre pongas la verdad en tu diario ya que si mientes te mientes a ti mismo. Marca en un calendario con una x todos los días que as superado la tentación y guárdalo con el paso de los años como trofeo de tu esfuerzo.


SEXO , SI TIENES PAREJA.
Tu problema ha sido siempre el sexo, pero si tienes pareja es un problema?. Debes sentarte con tu pareja y acordar unos límites no todo vale, ni tríos por acuerdos, obligar al otro hacer algo que no quiera. En tu vida pasada abras hecho muchas cosas y algunas de estas te gustaría repetir, pero sería correcto hacerlo con tu pareja? Debéis hablar mucho y si deseas algo preguntarle si está de acuerdo o no, y si el caso es que no está de acuerdo no insistas en el tema.
Saber que el sexo con tu pareja es de las cosas que más te va ayudar porque realmente te llena y te sientes bien y mas unido a tu pareja cuando lo practicas, cosa que antes con desconocidos al terminar te sentías mal contigo mismo. 
En ocasiones puedes tener recuerdos de experiencias que has tenido con otras personas cuando estés con tu pareja, háblalo e intenta averiguar el por qué te viene esos recuerdos. No por recordar esto significa que la estas traicionando pero podría ser un síntoma de que tu mente actúa sin tu quererlo y es mejor hablarlo. 
Otras recomendaciones a seguir:
Una película que muestra el caso de un hipersexual es "diario de un adicto al sexo" que puede ser vista on-line haciendo click aqui recomiendo que la veas.


Recomiendo que en cuando tengas dinero o te puedas permitir un psicólogo lo hagas,
ya que son de mucha ayuda y cuéntale todo el proceso que estás haciendo
.
Otra recomendación es hacerte una prueba de enfermedades de trasmisión sexual ya que muchas de estas enfermedades puedes incluso tenerlas sin que se den ningún síntoma y durar muchos años si no pones un tratamiento. Y con el riesgo de puedas contagiarlo a otras personas, a  tu pareja o hijos.
Si decides seguir esta guía por tu propia cuenta se constante y sincero contigo mismo y con los demás, en los momentos de desesperación acude a tu padrino, amigo o personas que te amen, oblígate a seguir todos los pasos como si se tratase de un trabajo y no tener escusas para no hacer las cosas ya que si pones trabas en tu proceso para curarte, es que en realidad no quieres curarte o sigues en la fase de negación de tu problema y debes de estar comprometido a ello.
El tiempo pasa y no por encontrarte bien quiere decir que ya estas curado, en cualquier momento puede salir otra vez las ganas de hacer algo que te destrozara la vida. Sigue tus propias reglas y mentalízate en que debes de ser fuerte y constante en tu vida y siempre dejarte aconsejar de la gente que te quiere.
Solo espero que tengas suerte a superar esta enfermedad tan difícil y de la cual de no haber salido de ella habría destruido mi vida y de la gente que me quiere y aprecia. Gracias a Dios estoy con vida, porque he visto morir de manera horrible debido a las infecciones que pescaron varios de mis amigos de juerga, que jamás quisieron escuchar buenos mensajes.

viernes, 26 de octubre de 2012

LA ADICCION AL SEXO COMO TRASTORNO MENTAL

La Adicción Al Sexo (Hipersexualidad)  desde el 2010  ya es una enfermedad reconocida por la literatura científica. La nueva edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM 5), la 'biblia' de la Psiquiatría mundial, ha incluido por primera vez en sus páginas la adicción al sexo, a la que denomina clínicamente como trastorno de la hipersexualidad, y da las claves para identificarla.

 
Un reconocimiento que llevaban mucho tiempo esperando los afectados por este problema -aproximadamente un 6% de la población, según la cifra que manejan los sexólogos- que saben desde hace años que su adicción no es un invento, que la vergüenza que se dan a sí mismos por la búsqueda insaciable de placer, de tratar de satisfacer rápidamente sus continuos deseos a través de una conducta reprochable ante los ojos de la mayoría y los suyos propios, no es algo imaginario.
Lo que establece el manual psiquiátrico es que "se trata de un trastorno obsesivo compulsivo. Quienes lo padecen no pueden controlar sus pensamientos ni sus actos repetitivos"
Cualquier tipo de obsesión que interfiera en la capacidad de la persona para llevar una vida normal, que le perjudique en sus relaciones personales, afectiva y laborales, es una patología. En este caso la obsesión se canaliza a través del sexo de forma tan intensa que el propio afectado es consciente de que tiene un problema".
Esta definición de la hipersexualidad da la razón al doctor Patrick Carnes, uno de los mayores defensores de la adicción sexual como problema, que siempre ha mantenido que "al igual que un alcohólico es incapaz de dejar de beber, estas personas son incapaces de parar su comportamiento sexual autodestructivo".
Carnes afirma que "los sexo adictos pueden provenir de todas las clases sociales. Afecta tanto a políticos y empresarios como a los trabajadores de una fábrica".
"Esta adicción interfiere en la vida normal y perjudica las relaciones personales"

ADICCION AL SEXO O HIPERSEXUALIDAD


Se tiene una necesidad incontrolable por sexo de todo tipo, desde relaciones sexuales con otras personas hasta masturbación,  consumo de pornografía, tiempo en internet buscando sexo con desconocidos o asistencia constante a sitios donde se puede practicar sexo ( Videos, Cines Porno, Saunas, Sitios de Ligue ), o si no asiste constantemente a estos sitios, el día que asiste tiene  sexo con varios.
La hipersexualidad se caracteriza por una frecuente estimulación genital que, una vez alcanzada, puede no resultar en una buena satisfacción emocional  o sexual. En cambio, va acompañada en ocasiones de sentimientos de malestar, frustración, mentira y culpa. Se piensa que esta insatisfacción es la que alienta a buscar más sexo, así como pueden venir varios trastornos psicológicos y neurológicos adicionales.

El umbral para lo que constituye la hipersexualidad está sujeto al debate, y los críticos preguntan si puede existir un umbral diagnóstico. El
deseo sexual varía considerablemente en los humanos; lo que una persona consideraría como deseo sexual normal podría ser entendido por otros como excesivo y por otros como bajo.
El consenso entre aquellos que consideran la hipersexualidad como un desorden es que el umbral se alcanza cuando el comportamiento causa incomodidad o impide el funcionamiento social y de relaciones afectivas.
Los hipersexuales pueden tener problemas laborales, familiares, de pareja,  económicos ,sociales y sobre todo de salud ya que son presa fácil de contraer enfermedades de transmisión sexual, incluso a sabiendas de que la tienen, por su falta de control, pueden seguir manteniendo relaciones sexuales de riesgo, llegando incluso a no importarles su vida ni la de los que están afectando. El otro ser es visto solo como un objeto sexual para su satisfacción  sexual momentánea.
Su deseo sexual les obliga a acudir frecuentemente a saunas, videos,  sex parties, fiestas nudistas, cines porno,  prostíbulos, comprar artículos pornográficos, realizar con frecuencia llamadas a líneas eróticas , reuniones con amigos en las cuales de por medio esta el alcohol con el fin de tener sexo entre los asistentes, y mantener varias relaciones sexuales con desconocidos, haciendo que su vida gire en torno al sexo incluso practicando relaciones sexuales de  riesgo.
La hipersexualidad puede expresarse también en aquellos con desórdenes de personas sumamente intensas (bipolares) durante periodos de manía. Personas que sufren de trastornos bipolares afectivos  pueden presentar continuamente enormes oscilaciones en el libido, dependiendo de su estado de ánimo. Algunas veces esta necesidad psicológica de actividad sexual es mucho más alta de lo que ellos reconocen como normal, y a veces está muy por debajo de ello.

LA ADICCION AL SEXO COMO TRASTORNO PSIQUIATRICO

La Adicción Al Sexo (Hipersexualidad)  desde el 2010  ya es una enfermedad reconocida por la literatura científica. La nueva edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM 5), la 'biblia' de la Psiquiatría mundial, ha incluido por primera vez en sus páginas la adicción al sexo, a la que denomina clínicamente como trastorno de la hipersexualidad, y da las claves para identificarla.

Un reconocimiento que llevaban mucho tiempo esperando los afectados por este problema -aproximadamente un 6% de la población, según la cifra que manejan los sexólogos- que saben desde hace años que su adicción no es un invento, que la vergüenza que se dan a sí mismos por la búsqueda insaciable de placer, de tratar de satisfacer rápidamente sus continuos deseos a través de una conducta reprochable ante los ojos de la mayoría y los suyos propios, no es algo imaginario.
Lo que establece el manual psiquiátrico es que "se trata de un trastorno obsesivo compulsivo. Quienes lo padecen no pueden controlar sus pensamientos ni sus actos repetitivos"
Cualquier tipo de obsesión que interfiera en la capacidad de la persona para llevar una vida normal, que le perjudique en sus relaciones personales, afectiva y laborales, es una patología. En este caso la obsesión se canaliza a través del sexo de forma tan intensa que el propio afectado es consciente de que tiene un problema".
Esta definición de la hipersexualidad da la razón al doctor Patrick Carnes, uno de los mayores defensores de la adicción sexual como problema, que siempre ha mantenido que "al igual que un alcohólico es incapaz de dejar de beber, estas personas son incapaces de parar su comportamiento sexual autodestructivo".
Carnes afirma que "los sexo adictos pueden provenir de todas las clases sociales. Afecta tanto a políticos y empresarios como a los trabajadores de una fábrica".
"Esta adicción interfiere en la vida normal y perjudica las relaciones personales"

¿Cómo se distingue a un adicto al sexo?


Aunque cada caso es particular, tienen características comunes. Necesitan satisfacer sus deseos carnales más que cualquier otra cosa, aunque después se sienten mal. Para dar rienda suelta a sus fantasías no dudan en masturbarse de forma compulsiva y consumir mucha pornografía -en revistas, televisión o internet-.
 
Son promiscuos de manera excesiva y aficionados a los encuentros de una sola noche, ya sea con personas a las que conocen en algún local o bien recurriendo a la prostitución. Y, en muchas ocasiones, no se protegen, por lo que tienen más riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual y de provocar un embarazo no deseado.
El exhibicionismo y el voyeurismo son otras de las aficiones de estos pacientes que, en último extremo, pueden incluso llegar a cometer una violación, aunque son los menos. Todas estas conductas tienen consecuencias negativas para el afectado, que van desde un divorcio, separación del ser amado o hasta la pérdida del trabajo.
TEST DE LA ADICCIÓN SEXUAL
El SAST (Test de la Adicción Sexual), una herramienta desarrollada por un consorcio de hospitales, terapeutas y voluntarios consistente en 45 preguntas para responder sí o no. Entre ellas figuran:

 ¿Tienen tus padres problemas con el sexo y la sexualidad?
¿Te ha creado tu actitud sexual algún problema familiar o pareja?
¿Ocultas a los demás tus actos sexuales?
¿Crees que controlas tu deseo?
¿Es el sexo lo más importante de tu vida?
¿Has utilizado internet para buscar citas?
¿Has pagado para tener sexo?,
¿Has mantenido varias relaciones amorosas al mismo tiempo?
¿Después de una relación, reniegas del sexo algunos meses?
Una vez reconocido el trastorno, que es el primer paso para curarlo, hay que buscar ayuda. Existen múltiples opciones, desde los centros privados y carísimos, hasta las asociaciones que dan apoyo de forma gratuita. Es el caso de Sexólicos Anónimos creadas a imagen y semejanza de Alcohólicos Anónimos.

"No hay cuotas ni honorarios. No fijamos un número fijo de personas que pueden acudir a las reuniones ni distinguimos por género. Tampoco analizamos las causas personales de la adicción. Lo único que ofrecemos es el programa de recuperación de los 12 pasos, el mismo que se emplea para dejar la bebida".
Algunas de las cosas más gratificantes de la vida, como el sexo y el amor, pueden convertirse en una obsesión que afecte otros aspectos de la vida
"Se trata de un asunto históricamente controvertido, en el que apenas se está empezando a investigar"

CARACTERISTICAS DEL ADICTO AL SEXO



1. El sexo adictivo es aislado y solitario. En la masturbación y en la búsqueda de pornografía esta realidad es patente; pero también hay soledad cuando el adicto realiza sus actos sexuales físicamente acompañado; en estos casos el adicto esta  emocional y mentalmente, apartado de toda relación y contacto verdaderamente humano.
 
2. El sexo adictivo es secreto; se esconde detrás de una doble vida. Los adictos todo el tiempo ocultan sus acciones de los demás e incluso, en cierto sentido de sí mismo. Los que verdaderamente se aman no esconden su vida sexual uno del otro.
 
3. Los adictos no establecen una auténtica intimidad con la otra persona, porque su auto obsesión no deja lugar para otros. Es auto referencial.

La única preocupación del adicto se centra sobre si mismo y sobre sus propios problemas. Lo que busca el adicto es satisfacer su propio deseo.

El adicto a la lujuria se busca a sí mismo en el sentido de procurar el propio placer o de satisfacer su egoísmo.
4. El sexo adictivo está focalizado sobre el sexo mismo, no sobre la persona. El adicto al sexo, es adicto "al mero sexo", al sexo por el sexo mismo".

"Ni la persona, ni la relación personal, son para el adicto realmente importantes, éstas son usadas para alcanzar el placer.  El otro solo es visto como fuente de placer.
5.- El sexo adictivo es victimizante: hace daño aunque el adicto sea ciego del perjuicio que causa a otros y a sí mismo. En cambio el amor busca el bien del otro y de sí mismo.
6- El adicto al sexo luego de experimentar varias relaciones sexuales, termina en desesperación, sintiendo un sentido de culpabilidad, lamentándose de su experiencia. Al contrario de dos personas que se aman que al tener relaciones sexuales se sienten más plenos y crecen en mutuo amor.
7. El sexo es utilizado para escapar del dolor o no enfrentar algún problema. Es un modo de evasión de dramas personales, psicológicos, del vacío interior, de heridas de infancia, etc.
La adicción es un hábito y aumenta como los hábitos: por repetición de actos intensos. Todo lo que tenga que ver con la lujuria es, de suyo intenso; por eso, los comportamientos sexuales fijan cada vez más profundamente el vicio y luego la adicción. Y la Psicología del adicto se va arruinando cada vez más. El adicto mientras más tiempo permanece en la adicción, se va tornando más obsesivo y compulsivo; su libertad está cada vez más menoscabada; su voluntad es cada día más débil; se instala en él un proceso neurótico que cada día que pasa reincidiendo en sus comportamientos se desequilibra más y más.

EVOLUCIÓN DE LA ADICCIÓN AL SEXO



1. El sexo se convierte en una especie de droga: la persona recurre a estos comportamientos buscando evadirse de sus problemas, para no enfrentar la realidad, para escapar de sus tristezas o para encontrarle cierta excitación a su vida.
 
2.- Pasa luego a establecerse como  un modo de conducta con un ritual más o menos determinado. Ya estamos en las primeras etapas de una patología.
 
3.- Una vez establecido el comportamiento adictivo, puede aumentar, se hace más intenso, o más frecuente, inclusive más riesgoso.
 
4.- De aquí puede pasarse a la fase aguda en la cual la persona adicta rompe con la realidad, abandona sus reglas  valores. Se aísla. La obsesión se vuelve casi constante. Los rituales se hacen más rígidos y se sensualizan casi todos los modelos de conducta del adicto. Normalmente la adicción no se detiene, si no es por algún incidente externo. una enfermedad, la cárcel, el ser descubierto.  El sistema de "negación" del adictos e instala de un modo profundo; niega tener un problema, niega haber hecho lo que otros le han visto hacer, etc. Generalmente, en este estado, la conducta sexual compulsiva tiene lugar en ciclos más o menos regulares cada 24 o 72 horas.
 
5.- La psicosis se ha instalado en el adicto. La persona toma conciencia de que la adición le causa más dolor, vergüenza y frustración que placer, pero igualmente continúa obrando de esa manera, porque ya no es más dueña de sí misma. Esta etapa puede terminar en la locura o incluso la muerte.
Cuando llega la fase crónica, la adicción se vuelve irreversible y no responde a ningún tratamiento, pero se mantiene abierta la posibilidad de hacer retroceder la adicción con un serio tratamiento psicológico, psiquiátrico y espiritual.

RIESGOS A QUE SE EXPONE UN ADICTO AL SEXO

Cuando la adicción se ha arraigado, el riesgo juega un papel inverso: es un atractivo que arrastra a la persona a cruzar nuevas fronteras, y la adrenalina que el peligro hace correr por la sangre, se convierte un un nuevo anzuelo para mantener cautivo al adicto en las redes de la adicción.
Esto incluso llega a tener sexo sin preservativo. Aumenta la excitación, aunque sus consecuencias sean fatales.


El adicto se ve obligado a buscar nuevos comportamientos o combinar sus comportamientos con algún elemento nuevo y exótico, no para experimentar más placer sino para mantener, al menos, el mismo nivel de placer. Necesita estímulos mayores para producir la misma respuesta.



Puede llegar a combinar el sexo con alcohol o droga, el sexo con violencia, asistir a prostíbulos gastando su dinero excesivamente. En el caso de los gays, diferentes saunas, videos, sitios de ligue.  Tener aventuras amorosas y sexuales con las parejas de sus mejores amigos.

Los principales riesgos a los que se exponen los adictos son:

1. Riesgo de ser descubierto por personas conocidas.
2. Riesgo de contrae Infecciones de transmisión sexual grave (Incluso transmitirla a su pareja o hijos).
3. Riesgo de ser victima de un psicópata sexual, un violador asesino. (Riesgo notable en quienes establecen relaciones por Internet, chat y conciertan citas sexuales, sin saber quién es realmente la otra persona. Se conocen casos en que estas aventuras terminaron en homicidios).

Incluso en el mismo caso de ciertos homosexuales adictos al sexo,  tienden a la búsqueda de sexo en lugares de peligro. Proponiendo aventuras sexuales a gente desconocida en la calle, cantinas,  parques o terminales terrestres.  Varios casos de asesinatos a homosexuales son justamente propiciados en este tipo de relaciones.  En estos casos hay homosexuales que se sienten atraídos justamente por ladrones, prostitutos, gente del bajo mundo....( Auque estos pertenezcan a clases sociales altas). Es por eso que todas estas actividades las hacen a escondidas o con amigo que tenga sus mismas características que tienda a ser su cómplice).

4. Riesgo de perder su reputación, el trabajo, la familia, su pareja sentimental, incluso su vocación sacerdotal o religiosa.

5. En caso de hombres heterosexuales, el riesgo de dejar embarazada a una mujer. En la gran mayoría de casos no reconocen su responsabilidad.

6. Riesgo de ser herido o asaltado.

La lista de riesgos podría extenderse mucho más.  El riesgo en el adicto, ya puede estar jugando más como un ingrediente apasionante que  como motivo de temor.